Beneficios de aumentar la Testosterona con alimentos, suplementos y mucho más

Muchas personas han oído hablar antes de la testosterona, la famosa hormona masculina, aunque también la poseen las mujeres en menor cantidad. No voy ahora a hablarte de un montón de historias científicas sobre esta hormona, voy a ir directamente a lo que es útil y tienes que saber, para así darle un cambio radical a tu vida.

Verás como cuando leas este artículo entenderás muchas cosas que te pasan y no tenías ni idea de por qué era así.

Somos nuestras hormonas.

A veces pensamos que son solo las mujeres las que sufren cambios hormonales y por eso su humor es diferente según el día, tienen cambios de peso inexplicables, etc. ¿Y acaso crees que a los hombres no les pasa? Pues sí, pero es diferente. Nosotros dependemos de nuestra querida testosterona.

¿Sabías que muchos problemas habituales tienen su fuente en un nivel de testosterona bajo?

La testosterona proporciona energía, desarrolla la musculatura, potencia los rasgos masculinos, permite una mejor concentración y estado de alerta, aumenta el desempeño sexual, nos hace sentirnos más seguros… y muchas más cosas. Son tantos los beneficios de aumentar la testosterona que no te lo vas a creer cuando lo pruebes.

A mí me cambió la vida, ahora te toca a ti experimentarlo.

Cómo son los suplementos para aumentar la testosterona

Cuando empezamos a descubrir los efectos beneficiosos de poseer un nivel adecuado de testosterona, la primera pregunta que uno se plantea es:

¿cómo los subo?

Por ejemplo: si te entrenas en el gimnasio, un buen nivel de testosterona va a favorecer la creación de músculo, es algo casi imprescindible para que tu entrenamiento proporcione los frutos que deseas. O si quieres satisfacer sexualmente a tu pareja, con un vigor pleno y duradero, también te va a interesar que tu hormona masculina esté en su mejor momento.

Quiero decir que existen muchos objetivos distintos según la persona. Pero, ¿sabes qué? La hormona al final es la misma.

Tipos de suplementos

En el mercado encontramos muchos suplementos para aumentar la testosterona, pero la mayoría de las veces están disfrazados de otra cosa y confunden adrede. Unos dicen que son afrodisíacos, otros que son suplementos que ayudan a tener más energía, otros a crear masa muscular… posiblemente, cuando un producto ofrece un beneficio tan específico, no sea especialmente efectivo como elevador de la testosterona.

Por ejemplo: si un suplemento dice que favorece la creación de músculo potenciando la testosterona… ¿no debería indicar también todo el resto de beneficios? ¿No es al fin y al cabo lo mismo?

Por eso, a la hora de seleccionar un suplemento de calidad (luego te cuento los ingredientes clave), hemos de irnos al que realmente pone bien claro que favorece el aumento de los niveles de testosterona, y no tanto si es para tal o para cual cosa.

Uno de estos ejemplos de producto que a mí sí me convencen (hay varios, te pongo uno de ejemplo) es Testogen. Lee mi artículo completo sobre Testogen aquí

La mejor opción integral para conseguirlo

Bueno, comentado el tema de los suplementos para que nos quede claro desde el principio, vamos al grano. Te he puesto por ahí un suplemento útil, pero no solo eso, sino que también te voy a definir una serie de factores que te van a permitir conseguir unos niveles adecuados de nuestra hormona.

Lo primero que tienes que tener claro es todo lo que va a cambiar en tu vida.

Si te conciencias de ello te será más fácil dar el paso. Solo lee la siguiente lista de beneficios y dime si no es como para empezar YA a trabajar en ello:

  • Uno se siente con más energía, dispuesto a afrontar retos y alcanzar metas. Es una sensación de plenitud, que solo un hombre conoce, pues la proporciona la testosterona.

  • Aumenta la capacidad de lucha, de superar obstáculos insalvables. Es más difícil que el miedo te atenace, o que te sientas débil y deprimido. Es una fuerza salvaje natural interna.

  • Todo tu cuerpo se desarrolla para la supervivencia. Los músculos tienden a crecer y trabajar con más eficacia, la resistencia aumenta. Algunas personas incluso soportan mejor el dolor o las temperaturas extremas si sus niveles de testosterona son mayores. Por eso tantos deportistas toman suplementos genuinos que favorecen la síntesis de esta hormona.

  • La mente está más alerta, te concentras mejor, sientes con mayor profundidad lo que te rodea. Eres más apto para cazar y sobrevivir en un entorno hostil.

  • El desempeño sexual es otro de los rasgos más notables. De hecho, es mucho más eficaz aumentar la testosterona natural de nuestro cuerpo que usar extraños afrodisíacos y sustancias de vete tú a saber qué procedencia. Nos irá mucho mejor en nuestras relaciones, y ellas lo desearán, y mucho. Te lo digo por experiencia. Me ha cambiado totalmente.

  • Muchas funciones corporales necesitan de esta hormona para el buen funcionamiento del organismo. Te sentirás más saludable, más vital.

Dime ahora si no merece la pena probarlo. Pero si lo vas a hacer, hazlo bien.

7 factores directamente relacionados con tus niveles de testosterona

Para no aburrirte mucho voy a tratar de contarte todo lo básico para que puedas empezar ya. Te comenté antes un suplemento que a mí me gusta, va bien. Empieza por pedirlo, lo vas a necesitar (Testogen). Pero no solo eso, también ten en cuenta los siguientes factores:

1. Vitamina D

La ingesta de una cantidad de vitamina D suficiente es muy importante. Te va a ser útil para casi todo, desde la potenciación del sistema inmunitario, cuidado de los huesos, prevenir un montón de enfermedades, y, para lo que nos interesa, es básica para aumentar la producción de testosterona.

¿Y sabes qué? Mucha gente tiene déficit de esta vitamina y ni lo sabe.

¡Algo tan sencillo!

Pues ya tenemos una primera causa de baja cantidad de hormona masculina: falta de vitamina D. Se necesita esta vitamina para producirla. Para arreglarlo, podemos tomarla a través de un suplemento, o incluir en la dieta alimentos ricos en ella, como el pescado o los lácteos (atún, sardinas, leche, yogurt, etc.).

Deberás también tomar un poco el sol todos los días, con 15 minutos en brazos y cara es suficiente, ya que se necesitan los rayos solares para fijarla.

2. Descanso

Diversos estudios relacionan la falta de sueño con bajos niveles de la hormona masculina. Por ejemplo: uno de ellos midió durante varias semanas la cantidad de hormona presente en varios voluntarios. Cada día se tomaba la medición. Durante la primera semana dormían 8 horas, luego 3 días durmieron 10 horas, y las 8 noches siguientes solo 5 horas. El resultado fue que en la última semana cayeron inmediatamente los niveles de la hormona masculina entre un 10% y un 15%.

Es posible que el proceso de su síntesis, o parte de él, se realice mientras estamos descansando. Así que asegúrate de dormir tus 7-9 horas diarias.

3. Grasa

Una dieta baja en grasas supone un menor nivel de testosterona. Tampoco hay que pasarse, pero más o menos un 20-30% de las calorías diarias deberían provenir de un mix de grasas saturadas, monoinsaturadas y polinsaturadas.

Incluye en tu dieta aceite de oliva, nueces, huevos, aguacates, pescado, semillas, leche, etc.

4. Zinc

Este es otro de los compuestos básicos para crear la hormona. Le pasa lo mismo que a la vitamina D. Debemos asimilar el suficiente. Eso sí, si sobrepasamos la ingesta necesaria, no vamos a hacer que aumente la generación de testosterona. Vamos, que aunque te tragases una montaña de zinc, no serviría para nada. A partir de las cantidades diarias suficientes no se produce más.

Pero si no llegamos a la cantidad diaria necesaria, tenemos que remediarlo. Tanto con alimentos como con suplementos. Yo soy más del suplemento para no comerme la cabeza con las comiditas, pero tú puedes seleccionar la opción que prefieras.

Alimentos ricos en zinc son las nueces, la ternera, frutos secos, ostras…

Ten en cuenta algo importante: el zinc se elimina por el sudor. Si eres deportista, o sudas mucho por estar en un entorno caluroso, tendrás que reponerlo en mayor cantidad.

5. Alcohol

Bueno, esto puede ser una mala noticia para alguno… el alcohol perjudica seriamente la cantidad de testosterona producida.

Hombre, como todo, si se consume muy moderadamente, pues no pasa nada. Pero desde luego, olvídate asociar los valores masculinos a un vaso de vino o un cubata en la mano.

También es cierto que un consumo social puntual, o una pequeña cantidad de vino en las comidas, no es significativo para la mayoría de las personas. Simplemente no pases de ahí, y procura seguir los consejos al completo de este artículo para contrarrestarlo.

6. El estrés

Ufff, esto sí que es malo de verdad. El estrés es una auténtica lata, el asesino silencioso, que nos va haciendo cada vez más débiles y frágiles. ¿Y eso por qué?

Por el cortisol.

Resulta que cuando estamos estresados, se elevan los niveles de cortisol, que es una hormona que controla muchas cosas útiles, como la presión arterial, el metabolismo, funciones nerviosas… Sirve para ayudarnos a superar enfermedades, prepararnos para momentos peligrosos, etc. O sea, no es que sea mala, es que sirve para momentos puntuales. Pero si la tenemos continuamente a niveles altos, empiezan los problemas.

Una de las cosas que hace el cortisol es suprimir la testosterona. Así de simple.

Y así empieza el desequilibrio progresivo, en el que el estrés provoca que nos sintamos cada vez más apáticos sexualmente, o que no podamos tener una erección duradera. Nuestra musculatura empieza a ser más débil y pierde volumen, nos sentimos embotados y faltos de motivación. Y conforme la testosterona sigue bajando, la energía nos abandona, y los efectos positivos del cortisol desaparecen, quedando solo los negativos.

El estrés es una auténtica…

Es necesario trabajar sobre esto con determinación. Elimina de tu vida aquello que te provoca estrés, o trata de afrontarlo desde otro ángulo. Busca soluciones, no dejes que la ansiedad o la depresión acaben dejándote en la cuneta.

Ten en cuenta que el estrés físico también influye. Un exceso de ejercicio, una sobrealimentación continua, dietas hipocalóricas extremas, grandes esfuerzos sin estar habituado… todo eso también aumenta los niveles de cortisol.

Elimina el estrés.

Y si no puedes, disminúyelo al máximo posible. Toma decisiones drásticas si hace falta si eso te lleva a una vida más saludable y a recuperar tu ilusión por ser un hombre.

7. Mantén tu cuerpo equilibrado

Por último, un factor importante que influye en la cantidad de testosterona que viaja por tu cuerpo, es tu peso.

Un exceso de peso es perjudicial. Pero también la delgadez extrema.

Por eso lo mejor es mantener el equilibrio. Debemos tratar de acercarnos lo máximo posible a la naturaleza de nuestro cuerpo, a nuestro IMC o valor similar.

El sobrepeso es malo por un millón de razones, así que si lo padeces, empieza a trabajar ya para eliminarlo. Pero no por lo que te he contado hasta ahora, sino por las otras 999.999 razones restantes.

La delgadez acusada puede ser un problema. Algunos deportistas pueden buscar un peso bajo con respecto a su IMC por distintos motivos, como luchadores de boxeo u otras artes marciales, y eso puede llevarles a una reducción de sus niveles de testosterona, y ser contraproducente. Hay que tener grasa para poder producirla.

 

Conclusión: lo que más va a ayudar a tu salud

Bueno, pues ya te he contado como puedes favorecer un nivel adecuado y saludable en tu nivel de testosterona. Tanto en el uso de suplementos específicos que ayuden a esa tarea, como en hábitos de vida saludables que están directamente relacionados con ello.

La buena noticia es que el esfuerzo a realizar por cumplir “el programa” compensa con el beneficio que se obtiene. Primero porque vas a ganar en salud, y segundo porque vas a disfrutar de cambios importantes en tu vida.

Te aseguro que verás todo de una forma diferente con solo un mes o dos a partir de que cambies el chip y empieces tu tratamiento.

Recuerda que un suplemento, si es de calidad, completo y reconocido, puede aportarte gran parte de lo que necesitas para que tu testosterona se dispare por las nubes, pero también tendrás que seguir los 7 factores que te he explicado en el artículo. No es difícil, pero debes cumplirlos.

¡Adelante, y bienvenido a tu nueva vida como hombre de éxito!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 12 =